domingo, 12 de enero de 2014

La segunda batalla de Gamonal (2014)

A decir verdad yo todavía no he conseguido enterarme exactamente de lo que ha pasado. No demasiado, vamos. La segunda noticia aparecida en el diario da alguna pista más que la primera, pero no mucho más. En ausencia de más datos ésta sería mi interpretación de los hechos:

Como en la muy castellana, franquista y católica —valga la redundancia— Burgos son todos centristas moderados, pues han debido de cabrearse de lo lindo cuando les han dicho que van a dejar de poder pasar con su coche y aparcarlo por donde les dé la gana.  A fin de cuentas para la mentalidad conservadora el coche es la máxima expresión de las libertades individuales y las iniciativas privadas. Como el pepero medio es, por decirlo suavemente, algo hiperagresivillo y ultraviolento, se han enzarzado con los antidisturbios y conseguido de manera natural algo que nunca se había visto durante decenas de años de manifestaciones progres y que, a decir verdad, desde un punto de vista meramente físico parecía de todo punto imposible: que uno de esos fornidos muchachotes acabara en el hospital. Una prueba más de que con la derecha no se juega porque es muy fuerte y muy hijadeputa. 
 

Una conclusión lógica si se tiene en cuenta el carácter maldito de la urbe castellana y de sus habitantes, víctimas de un peperismo endémico que afecta a más del 60% de la población, y ésto con estimaciones más bien conservadoras.  Un lugar infernal, con su maldito Cid, su maldita catedral y una avenida previsiblemente dedicada al asuntillo de Loudun, no está claro si como homenaje black, como conmemoración de un triste acontecimiento o como celebración de un ídem. Esta última hipótesis parece la más probable.

Pues bien, el artículo de El Diario da la pista buena, aunque el enlace esté roto. Sombras en la ciudad nos cuenta que la cosa venía fraguándose ya hace algún tiempo y que, al parecer, más que un acto de autoafirmación pepera habría que interpretarlo como una respuesta al peperismo, al caciquismo, al diariodeburguismo. Es decir, que los manifestantes no serían necesariamente peperos. Pero entonces ¿quién vive en ese barrio? ¿Se trata de una colonia antisystema? ¿Casi en pleno centro? No tiene sentido. ¿Quién iba a plantar cara a los antidisturbios entonces? Sólo los peperos poseen la fuerza y la determinación necesarias para agredir a un antidisturbios, y sólo ante un pepero contendrá un antidisturbios sus ansias de matar, de torturar, de aniquilar. Pero es que... los peperos no van a manifestaciones si no las convoca la iglesia, la Falange o el Foro de la familia. Todo el mundo lo sabe. Además, IU se había desmarcado de los actos de protesta en previsión de altercados. ¿Sabían que irían peperos? ¿Cómo?

Todo es demasiado confuso.

No hay comentarios :

Publicar un comentario