lunes, 29 de septiembre de 2014

Crónica de ooootra muerte imprevista

Hoy tocaba hablar de Michael Baumann, de Horst Mahler, de Detlev K. Rohwedder y de, en definitiva, aquellos maravillosos años en los que gracias a la Segunda Fundación la gente de bien pudo seguir atendiendo sus negocios tan rikamente, mientras la chusma votaba lo que tenía que votar. En lugar de éso habrá que hacer un paréntesis para hablar del enésimo elefante viejuno que ha elegido este feliz septiembre para palmarla.

Sí, amigos: esa generación hijoputa y subnormal que construyó un país a la medida de los retrasados mentales que elección tras elección votan a quien hay que votar se agosta. Se marchita. Se m-u-e-r-e. Y lo peor es que ya ni sirve de nada ni nos proporciona satisfacción alguna a los que no nos creemos el cuento. No hay Freude. Que Boyer la palme es como cuando por fin arreglan un bache incómodo al que ya nos hemos acostumbrado y en el que no se escoña nadie. Bien está, pero... pssschh.


No soy, no somos los únicos en sentirnos así. Incluso los hagiógrafos oficiales, ésos que cobran por ensalzar a difuntos que nunca habrían debido nacer, se toman la cosa con bastante desgana. Por ejemplo en el Confi lo más destacable nos llega de parte de Carlos Sánchez, quien tras varios párrafos in crescendo en los que se adivina el esfuerzo, llega por fin sudoroso a marcarse un luchó por la democracia antes que muchos de los que hoy sacan la cabeza, pero fue la democracia la que apartó de la vida política. En una palabra, la historia de Espéin. Ya. No ta mal, pero no mata. ¡Qué diferencia con los panegíricos a la muerte de los dos putos amos!

También en el Confi Joan Tapia lo califica de economista científico. En el diario global de noticias en espanis un tal Miguel Ángel Noceda se arranca con que impulsó la modernización de la Economía y huyó de los clichés socialistas. Fijarsus que pone Economía, en  mayúsculas. Lo que no puede negársele es que la teoría socialista —buen intento lo de «clichés», pero no cuela— la evitó concienzudamente.

Como ilustración de este post, en lugar de una foto del finado con semblante grave he optado por poneros un blackmetalero cagando, que mola más y reviste algún  —remoto, liviano— interés.

domingo, 28 de septiembre de 2014

Hay que ser consciente de lo que supone enfrentarse a una oligarquía

Icaria ya va por la segunda edición de La quinta Alemania, un volumen con cuatro ensayos breves donde la pieza fuerte y el renombre los pone Rafael Poch-de-Feliu; el superreportero de La Vanguardia, pese a lo que cabría esperar a la vista del periódico que publica sus artículos, escribe como si no estuviera con el poder y, como en este país pobre, ignorante y de derechas el que no está con el poder es un desgraciao, no falta quien no duda en calificarlo de indigente moral. 

Y sin embargo Poch-de-Feliu es un gigante, a todas luces mucho más que los celebrados Xammar, Gaziel o Nogales, y no sólo por su repertorio de idiomas: triunfar deleitando a la gente de bien de toda la vida es algo que puede hacer cualquiera; propiciar que un panfleto burgués como La Vanguardia publique artículos que chocan frontalmente contra el systema de valores y creencias de sus propietarios, sus anunciantes y sus bases, sólo unos pocos.

Los alii que acompañan a Poch son dos precarios jovencitos, Ángel Ferrero y Carmela Negrete. No brillan como el maestro ni de lejos, pero mantienen el interés tanto como aquél. En especial Carmela Negrete, que se baja de las alturas de la economía y la geopolítica para explicar bien clarito qué es lo que le espera a cualquiera que se decida a hacer las maletas y tirar p'Alemania, y éso aunque hable un alemán tan perfecto como el de la típica muchacha judía que en las pelis de nazis se dirige humildemente al oficial de turno sólo para llevarse un tiro en la sién por respuesta —y sí, es una comparación burda, tosca.

1. La quinta Alemania

Abre el volumen el ensayo de Poch, algo más de cien páginas estructuradas en en diez partes. La quinta Alemania sería la surgida tras la reunificación, esa orgía de saqueo y rapiña que habría permitido a las élites alemanas hacerse con el merkado y los votos peperos de la RDA, además de generar la deuda con la que justificar la tardía incorporación al consenso de Washington, al que llegaban con más de diez años de retraso, pero del que no tardarían en convertirse en alumnos avanzados.

No hay tantas fuentes en lengua castellana que traten, aunque sea de pasada, el espinoso asunto de la enajenación del patrimonio colectivo de los alemanes del Este. De hecho, no hace tanto que ni tan siquiera era fácil encontrar información sobre la Treuhand en alemán. Poch nos cuenta cómo el primer administrador Rohwedder fue, curiosamente, asesinado por un francotirador de la tercera generación de la RAF. Un hecho que un servidor, frikazo como pocos, desconocía, y que Poch parece que intenta enmarcar en la estrategia de tensión destinada a desprestigiar las protestas contra la privatización de los bienes de la RDA. Sin embargo, una de las fuentes que aporta al tratar la historia de la estrategia de tensión en Alemania viene a aportar un punto de vista ligeramente distinto, que será tratado en el siguiente post.

La infame Agenda 2010 y la degeneración, por llamarla de alguna manera —¿acaso tiene o puede tener otra naturaleza?—, de la socialdemocracia† alemana en agentes del capital financiero y la patronal es la continuación temporal y lógica de la reunificación. Poch describe y analiza la devaluación salarial y desmonta unos cuantos mitos de los que, para cualquiera que tenga dos dedos de frente, no necesitarían ser desmontados.

La crisis —en la acertada terminología Poch: estafa— bancaria es objeto de varios capítulos. Aporta datos muy interesantes que darán tanto para horas de búsqueda en internet como para acallar bokazas en nuestras discusiones a pie de barra, carajillo en mano. Algunas afirmaciones nos chirriarán: como refutación de la supuesta y virtuosa austeridad alemana, en contraposición a la secular tendencia al despilfarro del sur de Europa, se pondrá una cita de Sebastian Dullan según la cual el déficit estructural español se ha reducido del 9,5% en 2009 al 1,5% en 2012. Teniendo en cuenta que el pavo este proviene del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores la frase ha de reinterpretarse como que nos creemos lo la reducción de 8 puntos en dos años. A fin de cuentas en AlemaniaEuropa se da credibilidad a la contabilidad nacional de los países según convenga y mientras convenga, y la de Espéin, a todas luces, mucha no tiene.

Donde Poch lo peta es en El factor ciudadano y sus riesgos. Menuda suerte tener a alguien que no teme arriesgar su prestigio en decir lo evidente, por más que —como cabía esperar— lo haga por el canal secundario que le ofrece Icaria. Este blog de masas que es MK se toma la libertad de reproducir sus palabras y amplificarlas para que lleguen al mundo entero:

En la Unión Europea hay ya 115 millones de personas en riesgo de pobreza, 23% de la población, según la estadística oficial de los 27. A ellos hay que sumarles otros 100 o 150 millones al borde de esa situación. Mientras tanto des de 2008 los países europeos han dado a los bancos 4,6 billones de euros y en los últimos quince años los activos de los tres millones de millonarios europeos han crecido más que la suma total de las deudas de los países europeos. Esos capitales podrían resolver de golpe la deuda, «pero la actual aristrocracia financiera tiene tan poca intención de ceder sus privilegios como la aristocracia francesa de antes de la revolución de 1789».

La cita sobre la aristocracia financiera, muy resultona es de Peter Schwarz. Sin embargo yo creo que Poch y Schwarz podrían afinar más: lo que realmente tenemos aquí no son capitales que podrían resolver el problema de la deuda sino capitales que habrían debido dejar de existir, volatilizados en el meltdown de 2008, pero que fueron repuestos mediante un latrocinio a gran escala contra las clases populares. Similarmente, la aristocracia financiera no es que no esté dispuesta a renunciar a sus privilegios sino que simplemente se ha negado a aceptar que, según sus propias e injustas leyes del juego, han perdido.

Mas, si esto nos asombra, lo que viene después nos pondrá la carne de gallina: Poch habla de la necesidad de una rebelión civil y sindical coordinada en Europa y, sobre ella:

Desde luego, la Europa de hoy no es la del XIX, cuando cualquier avance social pagaba el precio de enormes cantidades de sangre y violencia. En este continente mucho más rico, mucho más culto y demográficamente mucho más envejecido que el del sigo XIX, quien más quien menos tiene algo que perder. Eso sugiere que la no violencia popular tiene un nuevo sentido y grandes espaciso a su favor. Al mismo tiempo, la rebelión civil y pacífica, el movimiento social transformador, no es ninguna broma postmoderna y on-line. Exige lo de siempre: compromiso, voluntad, organización y sacrificio. Y recoge represión y reacción. Es decir: hay que ser consciente de lo que significa decir «no» a una oligarquía absolutista. 

Y, no contento con ello ¡a continuación se marca un relato, mucho más breve de lo que a uno le gustaría, de la histórica manipulación por parte de los aparatos de estado europeos de los grupúsculos terroristas de izquierda como herramienta para subvertir cualquier posibilidad real de cambio!

2. Hacia una Europa Neoimperialista

A Ángel Ferrero se la pone dura la geopolitique. Llevado por su pasión nos traza un ameno relato de la progresiva renuncia al nie wieder! que desemboca en las aventuras neoimperiales de Yugoslavia y Afghanistan. En especial la descripción de la descomposición de Yugoslavia como un producto de la política exterior alemana es muy impactante, todavía más que el desmontaje del mito fundacional del Ejército Federal.

3. ¿Qué fue de la izquierda?

Es más fácil elaborar una argumentación brillante y convincente cuando la temática no apunta tan alto. A Ángel Ferrero también le pasa, y su discurso sobre la conversión de Los Verdes de un partido de tíos con principios en un atrapalotodo para peperos que comen bio no tiene desperdicio. Reparte la muy merecida leña que se merecen momias como Joschka Fischer y Cohn-Bendit y retrata el lamentable papel al servicio de la patronal que Los Verdes han desempeñado durante los últimos mmmm ¿casi todos años? La verdad es que estos tíos fueron un bluff prácticamente desde que empezaron a tener representación parlamentaria.

4. Pobres con trabajo

Eres joven, estás la ostia de preparado, hablas idiomas, es decir: ¡inglés! O tal vez hablas también alemán, más que nada porque ¡has estudiado ¡filología alemana! O tal vez hablas alemán y al mismo tiempo posees una formación con la que sí que podrías regatear en el merkado de trabajo alemán. Tanto da: Carmen Negrete te lo explica todo bien clarito en esta breve exhortación a mirar muy bien dónde se mete uno, que sirve de colofón a La Quinta Alemania. Un libro que, si cae en vuestras manos, probablemente no volveréis a releer de principio a fin, pero que sí ojearéis repetidas veces en busca de determinados párrafos y notas, y que os dará mucho juego —a mí me lo ha dado— a la hora de ampliar información en intenné.


Éso sí, de una cosa no cabe duda: Icaria no es tan todopoderosa como La Vanguardia y de correctores de ortografía, traductores y lectores de prueba andan escasos. Algo comprensible por otra parte. Que sea precisamente en la parte del más profesional de los autores donde más a menudo chirría la redacción os sorprenderá tanto como a mí.

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Elogio de la mujer pepera

Es el 23 de marzo de 1998 y el país se encuentra sumido en un estado de euforia. Han transcurrido ya dos años desde que, consumada la reconversión industrial y olvidados los fastos del 92, el gobierno liberal-subnormal del Che Mari tomara las riendas del país con los vientos de la economía global a favor. En el ecuador de esta primera legislatura pepera puede decirse que quien más y quien menos mira al futuro con confianza.

Comenzaba uno de los períodos de expansión económica más peculiares y largos de todos los tiempos: sin inflación —gracias a las argucias contables que permiten ignorar el precio de los inmuebles primero y el efecto t€uro después— y a crédito. El triunvirato Rato-Mafo-Mari había puesto en marcha la burbuja inmobiliaria —primera medida estrella: eliminar la deducción de alquiler de la vivienda habitual—, la crediticia, y una concentración sin precedentes de poder y capital en lo que hasta ahora había sido un oscuro nido de funcionarios.

Un país en el que hasta los moros tienen trabajo y que, como el Che Mari no se cansa de repetir, va bien. Muy bien. En este contexto tiene lugar lo que por lo visto resulta ser el no muy ansiado retorno de Mecano. Ana Jose Nacho pasa sin pena ni gloria y no ilusiona ni a Pocholo y Borjamari.


De este retorno frustrado guardo dos recuerdos: uno es el videoclip promocional del insulso primer single, en el que Nacho Cano aparece follando, disparando a lo que pueden ser unos condones —o tal vez simples bolsas— inflados con agua que cuelgan del techo y marcándose unos saltos y unos rasgueos de guitarra que ni pa qué. Pero... ¡si esa guitarra no se oye por ningún lao!, se escandalizaba el joven e ingenuo Johannes R. Becher.

El otro es una breve reseña televisiva sobre el asunto, probablemente en el telediario. Nacho Cano nos presentó su disco e hizo un peculiar análisis sociológico. Y a continuación nos suelta que los países van bien cuando las tías están buenas, y en Espéin las tías están muy buenas, por éso Espéin va muy bien.


Lo que Nacho Cano percibía no era sino la incipiente peperización de la espanis sosayeti, ese peculiar proceso por el que los rikachos se hacen más rikachos, los pobres se vuelven subnormales y las tías cada vez están más buenas y tienen mejores tetas.

Piénsenlo fríamente: ¿acaso no recuerdan que, ya mucho antes de que empezara a emitirse Princesas de barrio, era cada vez más frecuente encontrarse con mulheres zafias y atractivas? ¡Claro que sí! La ignorancia y la chabacanería bastan para convertir en una bomba de morbo y lubricidad hasta el cuerpo más mediocre así qué... ¿cómo va uno a resistirse ante una tía buenorra uncida con el toque especial PP™?

Y es que en el Partido del Progreso tienen muy claro que cuando se trata de arrastrar a las masas valen más dos tetas que mil carretas. El hombre de la Era Global busca la vulgaridad y el morbazo. El PP está más que dispuesto a dárselo.


Fue llevados por este espíritu que los alcaldables de Xàtiva y Gandía recurrieron a azafatas macizorras durante sus respectivas campañas electorales. Sobre las fotografías de esas jóvenes atractivas y escotadas con su camiseta de Yo voto PP se vertieron, como es normal, ríos de tinta. Y a la vista de estos cañones levantinos la reacción no puede ser sino no, no podré acudir a la asamblea de Podemos de esta tarde que ando to liao. Muy comprensible.

Y sin embargo a mí me cuesta creer que esas jóvenes sean auténticas peperas y en consecuencia no me la ponen tan dura como sería deseable. Su aspecto es demasiado mercenario. Una pepera de verdad estará menos buena y al mismo tiempo tendrá más morbazo. No sé si me entienden.

Tomen como ejemplo a la gran, única Vдиesa Gцzóи. Ese semblante altivo, ese dedo disciplinante: he ahí la mulher castellana auténtica, lo que Che Mari denomina mujer-mujer:

Menuda diferencia, ¿eh? ¡Ésto sí que sí!

O si no la sin par Anna Castillo, la peluquera-modelo de Cardedeu. Si tienen cuenta en facebook pueden echarle un vistazo a su perfil, lamentablemente mucho menos público de lo que sería beneficioso para la humanidad como consecuencia de las terribles amenazas e injurias de las que ha sido objeto por parte de gente mala, argentina. También pueden fisgar en su blog, pero no busquen fotos suyas en bolas que ya he mirado yo y no hay.

A la antigua secretaria local del PP de Sant Antoni de Vilamajor un buen día el partido se le quedó pequeño y se pasó al sector radikal del centrismo moderado, PxC. De ahí al salto a Democracia Nacional, por la que será candidata en las municipales de 2015 en Cardedeu, no había más que un paso.

¿Considerando la posibilidad de abandonar para siempre su peluquería de barrio habitual para coger el coche hasta Cardedeu cada vez que necesiten pelarse? Les entiendo perfectamente, yo mismo me lo he pensado muy en serio. ¡Imaginen la conversación que podría darles!


La concejala Melissa Ferrer también parece estar más que preparada para tomar la alternativa. Oh my goddess! Si a la vista de este pivón no se les pone tiesa es que no son hombres, se lo digo yo que he sido joven.

Executive Summary: las peperas dan mucho morbo, yo me las follaba.

sábado, 20 de septiembre de 2014

Crónica de varias muertes imprevistas

La retahíla de obituarios hagiográficos y reportajes sobre el sepelio de los dos prominentes muertos en serie me sume en la melancolía.

Apodérase de mí el deseo de recordar algunos momentos ¿tristes? de aquellos maravillosos años. El ascenso y la caída del socialismo real: la historia más grande jamás contada, hasta que otras historias más grandes vinieron a tomar el relevo.

10 de noviembre de 1982: Leonidas Brezhnev muere de un ataque al corazón. 75 añitos tenía. Un líder en la flor de su vida. Su legado: una Unión Soviética estancada y armada hasta los dientes habitada por alcohólicos y fumadores empedernidos.

Sólo un mes antes se ha estrenado la primera parte de Rambo, que a treinta años de distancia podemos interpretar justamente como el acto inaugural del cine de la era Reagan, uno de los períodos más memorables de la historia de Hollywood. Rambo ha matado a Brezhnev y Reagan envía a su funeral a Bush padre.

Preside la ceremonia Yuri Andropov, un chavalín de 68 años, nuevo y flamante secretario general del todopoderoso PCUS. ¡Juventud, sangre nueva, regeneración! Banda sonora: marcha fúnebre de Chopin y más cosas.



¿Acaso no es triste cuando la vida de un joven se ve truncada y todos sus  proyectos e ilusiones quedan en el aire? Sí, sí lo es. Por éso, cuando catorce meses después Andropov pasa a mejor vida, perdiéndose así el estreno de Missing in Action, a no pocos les puede la desesperación y la pena.


Banda sonora: el Vocalise de Rachmaninof y, cómo no, la ubicua marcha fúnebre. Impresionante la lectura de de la lista de invitados. ¡Son todos nombres conocidos, como cuando en Iberdrola listan sus altos directivos y no se sabe por qué nos suenan de antes! Por parte de los Yuesei repite Bush padre, que seguramente le está cogiendo gustillo a la cosa. Preside la ceremonia el nuevo y flamante secretario general del PCUS, el joven e ilusionante Konstantin Chernenko, un mozalbete de 74 años lleno de energía.

Pero las desgracias nunca vienen solas. La fatalidad, la cirrosis y un enfisema se llevan a Chernenko el 10 de marzo de 1985. Ya es mala suerte: si hubiera aguantado dos semanas más podría haber asistido al estreno mundial de Rambo II. Al otro lado del Atlántico (o del Pacífico, según se mire) otro líder enérgico casi tan joven como el finado lo flipa mientras a Bush padre le toca hacer otra vez las maletas.



Banda sonora: más Rachmaninoff, la consabida marcha fúnebre, etc. Toma la palabra el camarada Gorbachov para despedir al difunto. Lo de que también piensa liquidar el tinglao se lo calla. ¿Para qué poner todavía más triste a una pobre gente que lo está pasando tan mal? Bastante tienen con lo suyo, ¿no?

Hace falta ser muy cabrón para establecer paralelismos entre aquel luctuoso período —tres presidentes tres en menos de tres años, a cada cual más viejo y achacoso— y la semana trágica que vio morir a dos de los más eximios representantes de la marca Españaza. Hace falta ser muy morboso para meterse a fisgar en los detalles de sus respectivos funerales y empalmarse —como un duque cualquira— ante el espectáculo de la plana mayor del establishment castigándose las cervicales al paso de su dueño y señor, la infanta nosécuál conduciendo su propio vehículo y los del Río dudando entre arrancarse o estar callaos. Así que repriman ya sus pensamientos, joder, y vayan a comprarse acciones de Alí Baba.

Y bueno, este post iba a haberse titulado dime quién te llora y te diré quien eres, pero una tal Beatriz Gimeno se me adelantó.

domingo, 14 de septiembre de 2014

El mundo de ayer

Los prohombres del viejo mundo la espichan uno detrás de otro y con su muerte, que no ofrece ni el más magro consuelo —¿de qué sirve, a estas alturas?—, alumbran un nuevo mundo todavía más podrido, hijoputa y subnormal.

Hace tres días le tocó a Botín y hoy le ha tocado a Isidoro Álvarez, el gestor de segunda generación del imperio Areces, ese conglomerado cuya relación con la puta, puta Uned nunca ha quedado del todo clara y del que nunca habrán oído hablar mal en la prensa. A lo sumo, que últimamente no les ha ido del todo bien. ¡Quién iba a decirlo! Su modelo paternalista de empresa-estado con encargados de papada/corbata y dependientas ultramaquilladas dedicadas a sus labores parecía intemporal. ¡Y hete aquí que estos tiempos locos que todo lo trastocan dan al traste con sus beneficios! Que los reducen un poco, vamos. Menuda mierda.

Joseph Roth lleva muerto la tira de años y no puede escribir La Macarena. Alguien tendrá que asumir la labor, porque desde luego que lo que estamos viviendo merece ser objeto de una narración épica.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

La vida es una caja de bombones

Nunca sabes lo que te va a tocar. Hoy, sin ir más lejos, arranco l'ordenata, me conecto a El Diario y ¡pumba! me encuentro con ésto.

Ni que decir tiene que llega tarde y mal. Si hubiera muerto en la cárcel, que es lo que le correspondería si el sistema judicial de Espéin fuera comparable al de potencias como El Chad, pues bueno. Pero que se muera plácidamente en la cama como un dictador cualquiera ¿qué gracia tiene?

En la prensa comenzarán las loas, los panegíricos hagiográficos, las exaltaciones del finado. Tan diligentes como las plumas, lenguas obsequiosas se abalanzarán ansiosamente sobre su verga embalsamada y chuparán, chuparán, chuparán. ¡No descarten que el difunto quiera regalarnos un último chorretazo de semen podrido, detritus y mierda! Él era así.

Debunking Tomáš Baťa

Si alguien sabía darnos a mí y a otros muchos cabroncetes viciosos la droga que necesitamos ése era el recientemente fallecido Jaume Vallcorba.

Esta bestia corrupia de la edición sabía muy bien —entre otras muchas cosas, claro— que lo que nos la ponía tiesa eran los países esos del Este. Y siempre estaba ahí para quitarnos el mono. Su Acantilado ha sido y con toda probabilidad seguirá siendo la editorial de referencia para yonquis del socialismo real y sus más o menos calamitosas condiciones de vida.

Algo así como Quaderns Crema, pero en pequeñajo. Desde fuera de Mordor se percibe Acantilado como la polla en verso. Luego se mete uno dentro a no sé qué y se da cuenta de que qué va, que Acantilado es una dádiva. Quaderns Crema tiene más y mejor, de los países esos del Este y de todo lo imaginable. Aunque curiosamente, y con ésto vamos llegando al hilo de este post, no tiene Gottland.

Gottland es un libro sobre la República Checa escrito por un polaco. ¡Miedín y satisfacción morbosa! Cualquier aficionado a lpedE sabe que en Polonia hubo y hay caldo de cultivo del güeno. Gottland en concreto arranca fuerte con una semblanza hagiográfica del buenazo de Tomáš Baťa. A este henprendedor los checos le deben los precios acabados en 9 —bueno, de no ser él algún otro habría acabado introduciéndolos, así que posiblemente no está bien reprochárselo—, un porrón de jornadas de trabajo dickensianas y la primicia del modelo Pocero de empresario hecho a sí mismo por sus kojones. El mundo le debe —a sus currelas más que a él, pero no le estropeemos la historia a Mariusz Szcygiel— zapatos. Montones de zapatos. Toneladas de zapatos.

Partidarios y detractores coinciden en pintar un retrato grotesco de este pionero del taylorismo. Los primeros enfatizan su fordismo —producción en serie + sueldos que permitan a sus empleados comprar sus productos + paternalismo penoso, cutre—, los segundos sus políticas foxconnianas.

¿Por qué Szcygiel le dedica la historia —yo entiendo que burlonamente— a Egon Erwin Kisch, del que se toma la molestia en recordarnos que era un escritor comunista (título que en polaco ha de equivaler poco menos que a violador de bebés)? ¿Porque osó hablar mal de él? Si espera que nos caiga mal, lo lleva crudo. Gracias a Minúscula le tenemos una bien merecida simpatía. Y gracias a Acantilado —otra clamorosa ausencia, de momento, en Quaderns Crema; cuesta poco imaginar que habría sido mucho pedirle a Marta Rebón que tradujera cada párrafo dos veces, y todavía menos que resulta difícil rentabilizar la publicación de un tocho de 2000 páginas que sólo unos pocos frikazos degenerados comme moi podrían querer leer— nos enteramos de que hubo quien habló peor

¡Sí! El henprendedor monomaníaco llevó a juicio al descacharrante Ilya Ehrenburg, ese peazo animal que estuvo en tos los fregaos del siglo y que a juzgar por sus memorias conoció a to hristo:

Cuando leyó mi crónica sobre lo que ocurría en Zlin, Bat'a montón en cólera y me llevó a los tribunales. El artículo se había publicado en Alemania, y eran los jueces alemanes quienes tenían que juzgarme. Bat'a hizo que me intervinieran el dinero de los derechos de autor que me correspondía por las traducciones de mis libros y la película.

Bat'a era aficionado a los pleitos e incoó dos procesos, uno civil y otro criminal. En el juicio civil me exigía medio millón de marcos (nunca en mi vida he visto semejante suma de dinero). En el proceso penal Bat'a reclamaba para mí una pena de prisión por difamación.

Contrató unos abogados excelentes. También yo tuve que recurrir a los servicios de uno. Encontré defensores: los obreros de Zlin. Me enviaron documentos y fotografías que confirmaban la exactitud de mi reportaje. Los obreros publicaban una revista clandestina, Bátovak, en la que describían los despiadados métodos empleados por el rey del calzado y la arbitrariedad de su policía. Presenté al tribunal la colección completa de la revista.

Con la publicación de las memorias de Ehrenburg se le hace justicia a Szcygiel. ¿Que era hipernecesario? Qué va. Ya hace tiempo que estamos acostumbrados a que vengan a subnormalizarnos para que nos caiga bien el fulano de turno, ya sea Amancio Ortega, Ramón Areces o Estif Llops, y quien más y quien menos se pone instintivamente en guardia ante las monsergas de siempre. Pero está bien que haya sido así, ¿no?

sábado, 6 de septiembre de 2014

El día después

Menos público del esperado en el segundo día de proyección de L'endemà —del esperado por un servidor, claro—, y éso que sale Xavier Sala Marí con una de sus coquetas americanas. En cuestión de looks no es el único que descolla: las gafas de patillas fosforitas de Raul Römeva y su look a lo Bono calvo —el manchego tragaostias no, el otro— molan demasiado. Pero divago.


La cuestión es que tiene su gracia ver al e-konomista neolib y a un profesor de Esade hablar de justicia social y de lo malos que son los recortes. Casi desconcierta tanto como oir que si en Catalunya se pagan peajes es porque no invierte el estado. Qué cosas, yo pensaba que era porque una empresa privada en manos de destacados miembros de las élites catalanas seguía explotando concesiones que ya habían caducado. En fin, cuento con que el día después Salvador Alemany se retirará y se conformará con una modesta pensión de 20.185€ anuales.

Claro que el momento de flipar lo que se dice flipar llega cuando no recuerdo quién afirma to convencido que si Espéin saca los tanques a la calle entonces la Unión Europea no sé qué. ¿A qué UE se refiere? ¿A la que únicamente le importa que sus bancos alemanes se cobren o a la otra? ¿Es que no se dan cuenta de con qué tipo de gente están tratando? Pero nada, tranquilos, que como dice el buenazo de Sala Marí los amerikanos nos apoyarán en tó!